¿Cómo cambiar los viejos hábitos?

¿Cómo cambiar los viejos hábitos?

Durante nuestra vida, todos vamos desarrollando formas y caminos para resolver nuestros problemas cotidianos, seguimos ciertos pasos todos los días que tal vez ya ni siquiera pensamos, pero como tenemos toda la vida haciendo las cosas de esa forma, lo seguimos haciendo automáticamente, sin razonar si realmente estamos siendo efectivos y si estos comportamientos, que podemos llamar HÁBITOS, nos están ayudando a ser la mejor versión de nosotros mismos.

Todos sin excepción alguna hemos formado hábitos, malos o buenos, que definen la situación en la que estamos, que pueden determinar el éxito o el fracaso en tu vida

La idea de vivir y crecer, es aprender de nuestras experiencias, de lo que nos ha funcionado y lo que no, para que así seamos más sabios cada día, y mejoremos nuestra vida gracias al aprendizaje obtenido.

Sin embargo, aunque se escucha fácil, aprender de nuestros errores no es tarea sencilla, y deshacerse de los malos hábitos tampoco.

Un mal hábito puede definirse como todo aquello que te limita, que no te da los resultados que deseas, y te impide llegar a tus metas.

Por ejemplo, digamos que sabes que tienes un problema de sobrepeso y tu meta es bajar de peso en un tiempo de 6 meses, pero tienes el mal hábito de comer en la calle todos los días, por más saludable que comas en un restaurante, nunca será lo mismo que tu prepares tu propia comida con ingredientes frescos y saludables. Si comer en la calle es un mal hábito, un buen hábito sería llevar tu lonche al trabajo todos los días. Sin embargo, para cambiar este hábito se necesita mucha fuerza de voluntad y disciplina, además de un cambio en tu rutina.

Para que no se te complique tanto cambiar los viejos y malos hábitos, por buenos hábitos que te ayudarán a alcanzar el éxito, puedes seguir los siguientes tips:

  1. Empieza un paso a la vez. Comenzar con un pequeño cambio es lo más importante, si antes nunca hacías tu cama, proponte al menos 3 veces a la semana empezar a tenderla.
  2. Haz un programa de 21 días. Está comprobado que para formar un hábito al menos tienes que hacerlo por 21 días seguidos, prueba con un hábito pequeño que pueda ser sencillo para ti,
  3. Recompénsate por tus aciertos. Si ves que vas avanzando en tu disciplina, y mejorando tus hábitos día con día, trata de recompensarte por cumplir tus metas. Por ejemplo, digamos que tu meta es perder 5 kilos en 2 meses, si lo logras te vas a comprar el boleto para ese concierto al que tanto deseas ir.

Aunque puedan parecer muy simples estos consejos, definitivamente te ayudarán a lograr reemplazar tus malos hábitos por buenos hábitos, y comprobarás que las pequeñas acciones sin duda pueden cambiar tu vida.

No Comments

Post a Comment